Cabaña Pio XI - ACA | Mirada del Doctor
114
post-template-default,single,single-post,postid-114,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Mirada del Doctor

Mirada del Doctor

(Aproximadamente 1 ½ a 2 hs de caminata desde Laguna Ilón):
La mirada del doctor se nombra a un promontorio ubicado en la ladera noreste del Cerro Mar de Piedra, claramente visible desde la Laguna Ilón, hacia el noroeste.
El Doctor Christofredo Jakob era un asiduo visitante de la zona a mediados del siglo, de forma consecutiva durante muchos años. Conoció, de la mano de guías baqueanos de la zona (Don José Crettón, los Vereertbrugghen, etc) las delicias de los recónditos valles de la cordillera.

Siguiendo por la margen izquierda de la Laguna (lado sur) se llega al comienzo de un valle que desciende a un sanjón que desagua al Lago Frey. Descendiendo rumbo norte, se sigue la margen izquierda del arroyo que desagua de la Laguna Ilón, hasta el fondo del zanjón, lugar donde se junta con el arroyo proveniente del Paso de la Marca. Un poco más alto de la unión de los arroyos, sobre el arroyo del Paso de la Marca, cruza el sendero, remontando la muy inclinada pendiente del Cerro Mar de Piedra.

Vestigios de la fuerza de la naturaleza se pueden hallar en este lugar: una parte del bosque de Lengas derribado por el viento. Tras ascender la cuesta, se llega a un mallín alargado que se cruza, cambiando el rumbo de la marcha hacia la derecha. El sendero tiende a ir alternando el bosque de lengas altas y una zona de Lengas achaparradas, por una serie de pequeñas colinas, siempre con tendencia de rumbo al norte. Se desciende a un gran mallín el cual se atraviesa hacia el norte para internarnos nuevamente en el bosque de lengas altas – achaparradas.

El terreno por donde va este bosque es por encima de una arista. Del lado sudeste (derecha) se adivina un precipicio de algunos cientos de metros. Del lado noroeste (izquierda) hay un precipicio mayor, aunque esté escondido detrás de la vegetación de los árboles.

La arista se estrecha y termina la vegetación en un especie de plano con piso de piedra de granito. Aquí es donde se dejan atados los caballos.
Una fácil caminata por piedra pelada lleva a la cima de la “Mirada del Doctor”. Este balcón privilegiado tiene una vista en picado de unos quinientos metros sobre el Lago Frey. Paredes de granito monilítico caen de cada lado del mirador. El lugar es increible por su facilidad de acceso y la verticalidad de sus límites laterales.
Más lejos, hacia el norte, se aprecian las plomizas aguas del Brazo de la Tristeza del Lago Nahuel Huapi..

Enfrente, del lado opuesto del Lago Frey, sendos paredones de granito caen a picado en el lago. Son las estribaciones orientales del Cerro Constitución, erosionadas por la fuerza de los glaciares que, antiguamente, recubrían de hielo todos estos valles. Quizás en aquellas épocas pretéritas este mirador constituía una suerte de isla entre tanto hielo.
El camino de regreso es por el mismo sendero.

No Comments

Post A Comment